martes, 26 de abril de 2016

La uniformidad del Cuerpo de Seguridad (1908-1931). Reglamentos de diciembre de 1908 (1ª parte)

No ha de pasar mucho tiempo sin que la uniformidad, al menos la de Jefes y Oficiales del Cuerpo de Seguridad, se vea modificada de forma sustancial tras la promulgación, el 10 de octubre de este año de 1908, del Reglamento de uniformidad para el Ejército ya referido y que modificó aspectos sustanciales en los uniformes utilizados tanto por el Arma de Infantería como por las otras Armas y Cuerpos.



Tras su entrada en vigor, observando que los Jefes y Oficiales adscritos al Cuerpo de Seguridad no se ajustaban a los nuevos cánones establecidos por esta nueva uniformidad, con fecha 7 de diciembre siguiente (1), se dicta un nuevo Reglamento para el personal de los empleos antedichos, significando en su preámbulo que "la nueva reglamentación de uniformidad decretada en las diferentes Armas del Ejército hace necesaria su adopción a los Jefes y Oficiales del Cuerpo de Seguridad, que viene rigiéndose por la aprobada por Real Orden de 15 de junio de 1887, dictada con arreglo a la que en aquella fecha existía en el Ejército”. 

Cifras de cuello del Cuerpo de Seguridad (colección de Simón Javier Iglesias Andrés)

Este breve preámbulo no deja lugar a dudas de como vestía el personal del Cuerpo de Seguridad a lo largo de los años que median entre el referido 15 de junio de 1887 y el 7 de diciembre de este de 1908, al ajustarse a la moda imperante en el Ejército haciendo, por tanto propias, eso sería lo razonable suponer, todas las modificaciones dictadas en los años intermedios, al menos la mayor parte de las que hemos ido analizando al constituir variaciones sobre lo reglamentado para el Ejército en 1886. 

Por lo que puede deducirse de la lectura de este nuevo Reglamento, del que hablaremos a continuación, se buscó diseñar un uniforme que, sin perder de vista el horizonte de la moda militar, identificase al Cuerpo, por lo menos a sus Jefes y Oficiales lo que a la postre habría de aplicarse también, pasado el tiempo, a Clases y Guardias a quien se haría extensivo como así fue en el caso de algunas prendas; hay que tener en cuenta que tradicionalmente los Regimientos y Batallones de Infantería utilizaban el color gracé para distinguir a las Unidades de Línea y el verde para las de Cazadores, por tanto parece que la pretensión de este nuevo diseño de uniformidad pretende que visualmente se identifique al Cuerpo de Seguridad en una época en la que las diferencias cromáticas constituían signos diferenciadores en los Cuerpos uniformados. Sin embargo, como veremos, no fue así.

Este Reglamento insertado en la Gaceta, como se ha dicho, el 9 de diciembre, establece lo siguiente:

1908.- Reglamento de uniformidad de 7 de diciembre.

Infantería: 

Ros.- El actual reglamentario, colocando en el lugar que hoy ocupan las divisas un galón de 28 mm. de ancho, de tejido liso, de plata, con flores de lis brochadas, en espacio de 25 mm. (2) y en la parte anterior de la prenda y tangente al cordón que bordea el imperial una presilla figurada de metal blanco, terminada por un botón pequeño, con las Armas de España e iniciales del C.S., e inmediatamente debajo una chapa de metal blanco, compuesta del Escudo de España, rodeado de dos ramas de laurel; bombillo de metal blanco para media gala con remate verde oscuro para los Oficiales; Jefes y Plana Mayor, blancos. Para gala, plumas verdes oscuras para los Oficiales, y blancas para la Plana Mayor.

Hemos tenido acceso a presillas de plata con chapa con la escarapela con los colores nacionales, que llevan el botón pequeño del Arma de Infantería también en plata, lo que nos hace suponer, al igual que en el caso de las Dragonas, a las que nos referiremos más tarde, que se trata de una variante o una licencia de uniformidad utilizada por aquellos Jefes y Oficiales, destinados en el Cuerpo, procedentes del Arma de Infantería, que deseando no perder los símbolos identificativos de sus orígenes, probablemente para diferenciarse de aquellos provenientes de otras Armas o Cuerpos, sustituyen el reglamentario emblema del Cuerpo por el de su Arma de procedencia mutándole el color. 

Gorra de plato.- Del modelo general aprobado, con cordón verde de pelo de cabra y franja verde oscura, llevando las iniciales del Cuerpo enlazadas dentro de dos ramas de roble sin cerrar y Corona Real, todo en plata. 

Esta gorra, introducida como reglamentaria para el Ejército en el octubre anterior, tenía las siguientes características “… de plato de 4,5 cm. en su parte cilíndrica, 5 de casco en su parte anterior y 4,5 en la posterior, de diámetro del imperial la mitad de la medida de parte cilíndrica tomada en su totalidad, visera de charol de 5 cm. de ancho por 37 de forma, y barboquejo de hilillo de oro o plata de 10 mm. de ancho, sujeto a la misma por dos botones pequeños reglamentarios. En la costura del imperial, en los cuatro costados del casco y en la unión de ésta con la parte cilíndrica, irá guarnecida de vivos de soutache de 3 mm. de ancho; en su frente y en la parte correspondiente al casco, llevará una Corona Real de 25 mm. de alta por 35 de ancha, y por debajo de la misma y en la parte cilíndrica un emblema de cada Arma o Cuerpo…”. 

Gorro.- El igualmente reglamentario sin divisas, con franja verde oscura y cordón blanco de pelo de cabra. Este gorro de paño se declaró reglamentario en el Ejército con fecha 9 de octubre de 1904.

El gorro redondo o de "panadero", como se le conoce popularmente, se hizo también de uso reglamentario para Clases y Guardias poseyendo material fotográfico que así lo demuestra.

Guerrera.- De azul turquí, la reglamentaria de Infantería según la Circular de 10 de octubre anterior, con el cuello y bocamangas de color verde oscuro. El cuello no llevará trencillas y se abrochará con dos corchetes; a ambos lados el emblema del Cuerpo compuesto por las iniciales C.S. entrelazadas con Corona Real de plata. Las bocamangas, de 9 cm. de altura, estarán bordeadas con el vivo del soutache de plata. Formará cada una de las hombreras una plancha de metal de forma rectangular, de 35 mm. de ancho, forrada de paño verde oscuro, sobre la que se extenderá un trenzado de doble cordón de plata laminado de 4 mm. de diámetro, adaptándose el todo a la guerrera por medio de dos enganches de metal en la misma forma que la Dragona (3), que habrá de sustituirla en el caso que corresponda, esto es, gala no mandando de fuerza (4). Botonadura de plata igual a la actual.

Dragona.- La designada por Reglamento, de plata. Se refiere a la contemplada en el Reglamento de uniformidad de Infantería de 10 de octubre de 1908. Se describe como una hombrera metálica formada por una concha y cuatro escamas, de color plata; la concha a los lados lleva dos pequeños ramos de olivo frutados y sobre ella las cifras AXIII con corona real, en oro, y un botón pequeño, también en plata o blanco, con las armas del Cuerpo. El forro es de color grana.

Se ha detectado una variante que podría haber sido utilizada, al igual que en el caso de la presilla del ros, por los Jefes y Oficiales procedentes del Arma de Infantería que incluye el botón reglamentario de este Arma pero en plata en lugar de dorado como era reglamentario para estos.

En realidad la Dragona diseñada para el Cuerpo de Seguridad es idéntica en todo a la reglamentaria para los Cuerpos de Ingenieros e Intervención Militar, mientras que el resto de las Armas y Cuerpos la usan dorada con las cifras y la corona en plata.

La única razón que parece justificar que el diseño de estos elementos de la uniformidad fuesen en el color descrito está en la relación cromática que existe con las hombreras de cordón trenzado que también eran de plata y no por el hecho de tratarse de un Cuerpo ya que otros como Intendencia, Sanidad, Veterinaria, Farmacia y Jurídicos usan las Dragonas doradas con las cifras y corona en plata al igual que Infantería, Artillería y Estado Mayor. 

Chapa de bandolera (colección de Simón Javier Iglesias Andrés)

Ceñidor.- De galón de plata de 45 mm. de ancho, tejido asargado; a cada lado, a 7 mm. de los bordes, una lista de color verde oscuro, alternando con plata en tejido acanalado. Estará montado en forma de cinturón y se sujetará a la cintura por un broche de metal blanco de 55 mm. de ancho por 70 mm. de largo, que llevará en su centro las Armas de España, con iniciales a derecha y a izquierda C.S. y Corona Real dorada a fuego.

Pantalón.- De azul turquí igual que la guerrera, y para gala con trabillas azul.

Pelliza.- La reglamentaria de Infantería de azul turquí, suprimidos los galones y llevando bordado la bocamanga por el vivo soutache, de plata, en la actual forma que hoy se lleva. Esta prenda ya fue descrita con detalle en otros apartado del presente trabajo.

Capota.- La actual reglamentaria hasta las rodillas; se sustituirán los galones por estrellas colocadas en sentido horizontal las de los Jefes, y en vertical las de los Oficiales; a este efecto, los cuellos se modificarán por uno ancho que pueda rebatir sobre los hombros y levantado pueda cubrir las orejas, con la parte exterior, o sea levantado, de azul turquí, y por el interior forrado de terciopelo del mismo color, con tapabocas, separado con tres ojales laterales y botones para unirlos al cuello cuando este esté levantado; en vez de las presillas actuales llevará un corchete doble que cierra el cuello. La referida prenda ira guarnecida de soutache.

Sable.- El adoptado para el Arma de Infantería. Se trata del declarado reglamentario por Real Orden de 27 de mayo de 1887, que estuvo vigente hasta la adopción del modelo "Puerto-Seguro" con fecha 7 de septiembre de 1909.

Espadín.- El reglamentario del Ejército, adoptado por Real Orden de 11 de septiembre de 1907, adaptado del de 14 de septiembre de 1901.

Cordón portasables.- Para todos el hoy reglamentario, para los Jefes sobre plata. De pelo de cabra negro para Oficiales de 41 cm. de longitud y 4 mm. de grosor, terminado en una bellota de 7 cm. de larga y 6,5 cm. de grosor,

Cinturón interior y tirante de sable.- El actual reglamentario, llevándose el tirante por debajo de la guerrera.

Calzón para montar los Jefes y Plana Mayor.- De punto, de forma de breche y su color azul turquí.

Calzado.- El actual, botines de una pieza y para gala de charol.

Botas de montar.- De charol negro, con el pie de becerro de igual color, pudiendo sustituirse.

Espuelas.- De acero, espiga recta y corta, con trabillas de cadena de barbada y guardapolvo de charol negro, usándolo únicamente con las botas de montar.

Espolines.- De acero, forma de cuello de pichón, debiendo llevarse por los Jefes y plazas montadas siempre que hagan uso del pantalón largo.

Guantes.- De piel color avellana para montar a diario; de cabritilla, ante o hilo blanco para gala y media gala y gris para diario.

Impermeable.- El reglamentario de Infantería. Se describe como de tela negro o azul oscuro, sin magas, con esclavina en la parte superior y capucha.

Caballería: 

Ros.- Igual al de Infantería, con presilla de plata para forrajera.

Forrajera.- De hilo de plata.

Bandolera.- De charol blanco, forrada en verde oscuro, con cartuchera de charol negro y Escudo de España con iniciales C.S.

Botas de montar.- Las señaladas en la Cartilla anterior, de charol negro (5). 

Espuelas.- Las reglamentarias del Arma de Caballería. El Reglamento de uniformidad para esta Arma fechado en 1892 las describe como de acero, de las llamadas inglesas, de espiga moderada y airosamente curvada para abajo, con correas de cuero negro. 

Espolín.- El reglamentario en la Cartilla anterior.

Gorra.- La misma que en la anterior.

Casco para montar.- De acero empavonado, con carrillera y chapa dorada; para gala, llorón de pluma blanca.

Este casco, utilizado en el Ejército, modificado con relación al anterior se regula en el Reglamento de Uniformidad de 23 de septiembre de 1908, describiéndolo como de metal blanco de 7 décimas de milímetro de grueso o de chapa-alpaca nº 7, con visera y cogotera sobrepuestas, bordeado por un filete; carrilera de cadenilla fina en el mascarón izquierdo, sostenida en el gancho del mascarón derecho y sujeta a otro pequeño gancho colocado en la parte posterior; lleva en el centro un escudo con las Armas de España o el emblema del Regimiento; base de la pirámide y portallorón de 11 cm. de altura en forma de pirámide hexagonal. El llorón es de crin blanca de búfalo.

Por las mismas razones esgrimidas cuando nos referimos a esta prenda en la Cartilla de abril anterior, el escudo que debe figurar al frente debería corresponderse con el del Cuerpo o bien con las Armas de España. 

Capote.- De esclavina larga y aletas con embozo grana.

Gala para el caballo.- Mantilla con escudo, funda de maleta y cubrecapota galoneado de plata.

Uniforme de rayadillo.- Igual que el actual, de lanilla, con bocamangas y cuello verde oscuro de pañete, y las iniciales, botones y hombreras, como la guerrera de paño para diario.

Gorra.- En igual forma que la de paño, de piqué blanco, con franja verde oscura; con las divisas y emblemas lo mismo que en la gorra de paño.

La lectura de este Reglamento nos permite observar la adopción del color verde oscuro como distintivo del Cuerpo, hallándose presente en plumeros, madroños, arillos de la gorra y gorro, fondo de las hombreas, cordones, cuellos y bocamangas, lo que supone una notable diferenciación con respecto a los restantes uniformes, especialmente los de Infantería de Línea, que destacaban por su color grancé claro para cuellos, bocamangas, fondos de hombreras y vivos e incluso con los de Cazadores que se distinguían por su color verde pero de una tonalidad más clara. 

Un color, el verde, de viejas reminiscencias policiales, no hay que olvidar que era reglamentario, y lo fue hasta 1910, en los uniformes de Vigilantes de 1ª, 2ª y 3ª del Cuerpo de Vigilancia.

Sin embargo, tan solo nueve días más tarde, concretamente el 18 de diciembre del citado 1908 (6), la Gaceta recoge, fechada dos días entes, una nueva Real Orden modificando ciertas prendas de la uniformidad, previstas en la anterior del día 9, que, finalmente, serán a las que se ajuste la nueva uniformidad de los Jefes y Oficiales del Cuerpo.

Con relación a estas modificaciones, dictadas con tanta premura y que afectan fundamentalmente a la supresión del color verde oscuro como distintivo del Cuerpo, eliminando cualquier otra diferencia cromática que nos sea el azul del uniforme, creemos que pueden deberse, de una parte, a la coincidencia, pese a la diferencia de tonalidad, con lo prescrito en la uniformidad para los Jefes y Oficiales de Cazadores de Infantería que tradicionalmente se distinguieron por el uso del color verde en bocamangas, cuellos y vivos e incluso para los Oficiales de la Milicia Voluntaria de Ceuta que usaban idéntico color en cuellos y bocamangas y, de otra, tal vez esta la más digna de tener en consideración, a la reunión que el día 13 de diciembre mantuvieron los Jefes y Oficiales de Seguridad con el Subsecretario de Guerra, General Montes, a quien le manifestaron el expreso deseo de mantener la uniformidad que venían utilizando en el Cuerpo de Seguridad con la salvedad de la adopción de las nuevas divisas, reglamentarias para todo el Ejército, y de la gorra de plato reglamentada dos meses antes. 

¿Qué fue lo que realmente motivó esta petición por parte del personal de empleos de Oficial destinados en Seguridad? Realmente no lo sabemos, aunque nos inclinamos a pensar que mediaron razones de economía personal ya que la dotación de una nueva uniformidad exigiría un incremento del gasto procedente del peculio personal, toda vez que los uniformes tenían que ser abonados por los interesados; por otra parte, también creemos que pudo haber influido el hecho de que los funcionarios de empleo Vigilante del Cuerpo de Vigilancia utilizasen, como hemos dicho, vivos de ese color en sus uniformes lo que podría, a la postre, provocar cierto grado de confusión en circunstancias en las que se pretendía establecer una clara dicotomía entre los dos Cuerpos integrantes de la Policía Gubernativa.

Sea como fuere, sea cual fuese el motivo que provocó que la Oficialidad del Cuerpo rechazase la nueva indumentaria propuesta y las argumentaciones esgrimidas ante el Subsecretario de la Guerra, lo cierto es que debieron ser atendidas por esta Autoridad quien a la postre medió ante el Ministerio de la Gobernación, de tal forma que la Gaceta de 18 de diciembre inserta la descripción del nuevo uniforme que han de vestir los mandos de Seguridad, dejando sin efecto una parte de lo contemplado en la anterior del día 9.

En la descripción de la nueva uniformidad obviaremos el desarrollo de aquello que ya está descrito tanto en la Cartilla de 10 de abril como en Reglamento de 7 de diciembre anteriores, al tratarse de las mismas prendas ya referenciadas. 

1.- Gaceta del 9 de diciembre.
2.- Creemos que debe tratarse de un error de imprenta por parte de la Gaceta ya que el Reglamento para el Arma de Infantería del mes de octubre anterior habla de una separación de 35 mm. y no parece que tenga sentido que la hechura sea diferente.
3.- Hombrera de metal la define la Circular antes aludida.
4.- Es de suponer que en estas mismas circunstancias sería usada por el personal de Seguridad.
5.- Se refiere a la Cartilla de abril de este mismo año.
6.- Gaceta nº 353.

José Eugenio Fernández Barallobre,
(La uniformidad del Cuerpo de Seguridad (1908-1931).












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada