miércoles, 27 de abril de 2016

La uniformidad del Cuerpo de Seguridad (1908-1931). Reglamentos de diciembre de 1908 (2ª parte)

Reglamento de uniformidad de 18 de diciembre de 1908

Infantería: 


Ros.- El actual reglamentario, colocando en el lugar que hoy ocupan las divisas un galón de 28 mm. de ancho, de tejido liso, de plata, con flores de lis brochadas, en espacio de 25 mm. (1) y en la parte anterior de la prenda y tangente al cordón que bordea el imperial una presilla figurada de metal blanco, terminada por un botón pequeño, con las Armas de España e iniciales del C.S., e inmediatamente debajo una chapa de metal blanco, compuesta del Escudo de España, rodeado de dos ramas de laurel; bombillo de metal blanco para media gala con remate encarnado. Plana Mayor, blanco. Para gala, plumas encarnadas para los Oficiales y blancas para la Plana Mayor.


Gorra de plato.- Del modelo general aprobado, con cordón blanco de pelo de cabra, llevando las iniciales del Cuerpo enlazadas dentro de dos ramas de roble sin cerrar y Corona Real, todo en plata.

Gorro.- El igualmente reglamentario sin divisas, cordón blanco de pelo de cabra.

Guerrera.- De azul turquí, la reglamentaria de Infantería con el cuello y bocamangas del mismo color que la prenda. El cuello no llevará trencillas; emblema, iniciales C.S. entrelazadas con Corona Real de plata. Las bocamangas, de 9 cm. de altura, estarán bordeadas con el vivo del soutache de plata. Formará cada una de las hombreras una plancha de metal de forma rectangular, de 35 mm. de ancho, forrada de paño azul turquí, sobre la que se extenderá un trenzado de doble cordón de plata laminado de 4 mm., adaptándose el todo a la guerrera en forma análoga a las hoy en uso. Botonadura de plata igual a la actual.

Pantalón.- De azul turquí, igual que la guerrera, y para gala con trabillas azul.

Pelliza.- La reglamentaria de Infantería de azul turquí, suprimidos los galones y llevando bordado la bocamanga por el vivo soutache, de plata, en la actual forma que hoy se lleva.

Capota.- La actual reglamentaria hasta las rodillas; se sustituirán los galones por estrellas colocadas en sentido horizontal las de los Jefes, y en vertical las de los Oficiales; a este efecto, los cuellos se modificarán por uno ancho que pueda rebatir sobre los hombros y levantado pueda cubrir las orejas, con la parte exterior, o sea levantado, del mismo color que la prenda, y por el interior forrado de terciopelo de igual color, con tapabocas separado con tres ojales laterales y botones para unirlos al cuello cuando este esté levantado; en vez de las presillas actuales llevará un corchete doble que cierra el cuello. La referida prenda ira guarnecida de soutache. 

Sable.- El adaptado para el Arma de Infantería.

Espadín.- El reglamentario del Ejército por R.O. de 11 de septiembre de 1907, adaptado del de 14 de septiembre de 1901.

Cordón portasables.- Para todos el hoy reglamentario; para los Jefes sobre plata.

Cinturón interior y tirante de sable.- El actual reglamentario, llevándose el tirante por debajo de la guerrera.

Calzón para montar los Jefes y Plana Mayor.- De punto, de forma de breche y su color azul turquí.

Calzado.- El actual, botines de una pieza y para gala de charol.

Botas de montar.- De charol negro, con el pie de becerro de igual color, pudiendo sustituirse.

Espuelas.- De acero, espiga recta y corta, con trabillas de cadena de barbada y guardapolvo de charol negro, usándolo únicamente con las botas de montar.

Espolines.- De acero, forma de cuello de pichón, debiendo llevarse por los Jefes y plazas montadas siempre que hagan uso del pantalón largo.

Guantes.- De piel color avellana para montar a diario; de cabritilla, ante o hilo blanco para gala y media gala y gris para diario.

Impermeable.- El reglamentario de Infantería.

Caballería: 

Ros.- Igual al de Infantería, con presilla de plata para forrajera.

Forrajera.- De hilo de plata.

Bandolera.- De charol blanco, forrada de negro, con cartuchera de charol negro y Escudo de España con iniciales C.S.

Botas de montar.- Las señaladas en la Cartilla anterior, de charol negro.

Espuelas.- Las reglamentarias del Arma de Caballería. 

Espolín.- El reglamentario en la Cartilla anterior.

Gorra.- La misma que en la anterior.

Casco para montar.- De acero empavonado, con carrillera y chapa dorada; para gala, llorón de pluma blanca.

Capote.- De esclavina larga y aletas con embozo grana.

Gala para el caballo.- Mantilla con escudo, funda de maleta y cubrecapota galoneado de plata.

Uniforme de rayadillo.- Igual que el actual, de lanilla, con bocamangas y cuello de la misma tela, y las iniciales, botones y hombreras, como la guerrera de paño para diario.

Gorra.- En igual forma que la actual, de piqué blanco, con emblema, lo mismo que la gorra de paño.

Con relación a este uniforme utilizado en la época estival hay que puntualizar que las modificaciones habidas en la uniformidad, aplicadas en plan experimental, en Madrid desde septiembre de 1911, de las que hablaremos más adelante, y trasladadas al inicio del año siguiente al resto de las demarcaciones, trajo como consecuencia la adopción de los tresillos a la granadera, de color grana, en las bocamangas de las guerreras y la colocación de un vivo del mismo color, a modo de franja, en las costuras exteriores de los pantalones de color azul para evitar que estos fuesen utilizados vistiendo de paisano, logrando así prolongar su vida útil. A partir de este momento, la uniformidad estival conserva la guerrera de rayadillo, a la que se coloca los tresillos, y comienza a utilizarse el pantalón de invierno, con el vivo rojo, con polainas cortas, en algunos casos, para Clases y Guardias.

Con anterioridad, en algunas plantillas, de ello hay constancia gráfica, se utilizó, por parte de la oficialidad, el pantalón de invierno, de color tina oscuro sin vivo y sin polainas, con la guerrera de verano y gorra de plato de piqué blanco con escarapela con los colores nacionales. No se puede determinar si se trataba de una práctica generalizada entre todo el personal o simplemente podría tratarse del destinado en Escuadrones de Caballería a quienes se les autorizaba esa uniformidad para montar en verano aunque, evidentemente, provistos de las correspondientes botas; de todas formas sospechamos que se trata de una licencia de la uniformidad.

Volviendo al Reglamento de uniformidad descrito, como se advierte, implanta el uso de prendas no contempladas en los anteriores, si hacemos excepción del fallido del día 7 anterior, destacando además de la gorra llamada de plato – introducida como novedad en el Ejército en el Reglamento de octubre de ese mismo año sustituyendo a la tradicional Teresiana -; las nuevas divisas constituidas por estrellas de ocho o seis puntas, de 30 y 25 mm. de diámetro, respectivamente, colocadas en bocamangas o mangas, bien se trate de Jefes, bien de Oficiales y el uso de las Dragonas y del ceñidor, en ambos casos para gala.

Con relación a estos dos últimos complementos del uniforme creemos que, su no inclusión en las modificaciones publicadas el 18 de diciembre, obedece a una omisión involuntaria y no a su supresión ya que poseemos material fotográfico en el que Oficiales del Cuerpo utilizan ambas prendas que, por otra parte, estuvieron vigentes durante todo el periodo que nos ocupa como así lo confirman los Reglamentos posteriores. Caso de no ser así y de tratarse de parte de los acuerdos adoptados en la reunión del 13 de diciembre antes mencionada, posiblemente el uso de ambos complementos se fuese imponiendo paulatinamente como consecuencia de ser reglamentarios en todo el Ejército, además de constituir signos identificativos de los empleos de Jefes y Oficiales.

De acuerdo con la Real Orden, esta uniformidad comenzó a regir desde el 1º de enero de 1909.

Como complemento al nuevo Reglamento que referencia la totalidad de las prendas y equipo que componen el uniforme, es conveniente repasar como se utilizaban esas prendas para dar forma a los uniformes en las diferentes modalidades de gala, media gala o diario, bien sea mandando o no mandando fuerza, así como que tipo de vestuario era de uso para realizar las presentaciones o concurrir a actos de carácter civil o social que concitasen la presencia de Autoridades o particulares.

Modo de usar el uniforme 

Para ello seguiremos lo dispuesto en el Reglamento para Jefes y Oficiales de Infantería publicado, como queda dicho, en octubre de 1908, y aplicable también a los del mismo empleo del Cuerpo de Seguridad al no existir reglamentación alguna en contrario, donde se dispone lo siguiente en cuanto a la forma de vestir el Uniforme descrito:

1.- Mandando Fuerza: 

Gala: Ros con plumero; guerrera con hombreras de cordones; pantalón con trabillas; guantes blancos y botas de becerro. Este uniforme se utilizará, en los días señalados, para actos oficiales y del servicio.

Media gala: Igual que el anterior pero sustituyendo el plumero del Ros por el madroño. Se usará para las presentaciones a Personas Reales, utilizando ceñidor - de no ser una omisión involuntaria en el nuevo Reglamento no sería de uso -, y para actos particulares en días de gala y festivos, así como para los actos sociales.

Diario: Igual que al anterior, con gorra de plato.

2.- No mandando Fuerza: 

Gala: Ros con plumero; guerrera con Dragonas - caso de no figurar como prenda de la uniformidad, al igual que el ceñidor, se utilizarían las hombreras con cordones -; ceñidor; pantalón con trabillas; sable; guantes blancos y botas de charol.

Media gala: Igual que lo prescrito para mando de Fuerza.

Diario: Igual al anterior, con gorra de plato y espadín.

Con la adopción de este nuevo uniforme, que guarda ciertas similitudes con el descrito en la Cartilla de abril de 1908 con las correspondientes modificaciones en las divisas de empleo y la adopción como reglamentaria de la nueva gorra de plato, iniciamos la andadura dentro del periodo propuesto.

Consecuencia de la entrada en vigor de este Reglamento, por analogía, se modifican también algunas prendas de la uniformidad de Clases y Guardias, si bien las principales modificaciones surgirán, como veremos, con el diseño del nuevo uniforme estrenado en Madrid en 1911. Nos referimos, por ejemplo, al cambio de los correajes, ceñidor y bandolera, usado por el personal de Caballería que pasa a ajustarse a lo reglamentado para Oficiales, todo ello de charol blanco, que hemos referido anteriormente.

Si bien es verdad que con la no entrada en vigor del uniforme previsto en la Real Orden de 7 de diciembre se perdió la posibilidad de diferenciar al Cuerpo por el color verde, tradicional en la Policía, no es menos cierto que andando los años se recurrió al color gracé, similar al utilizado por la Infantería de Línea, para distinguir la uniformidad del Cuerpo como veremos oportunamente.

1.- el Reglamento de Infantería habla de 35 mm.

José Eugenio Fernández Barallobre,
(La uniformidad del Cuerpo de Seguridad 1908-1931)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada