lunes, 18 de abril de 2016

La visita. Sala V

La función policial, polifacética por excelencia, implica la combinación de diferentes elementos que se conjugan para dar respuesta a las distintas situaciones que puedan plantearse. Quizás sea un poco no dejar nada al azar. Un concurso de medios materiales que sirvieron en otras épocas y que el tiempo mismo ha superado dejándolos arrinconados en cualquier almacén y que recobran vida al ser expuestos a un público que quizás los observe con sorpresa.

Esta Sala V ofrece una largo recorrido por las distintas Unidades policiales que a diario trabajan para dar respuesta a cualquier situación delictiva sea cual sea la forma en la que se presente.


El acceso a la quinta Sala del Museo se abre con una muestra completa de las Unidades de Caballería de la Policía. Una montura, lanzas, sables, mantillas, fotografías, cabezadas de gala, defensas utilizadas por estas Unidades, cordones y manoplas de gala, permiten una visión de la evolución de estas Unidades desde la época de la Policía Armada hasta el actual Cuerpo Nacional de Policía que todavía las mantiene operativas en diferentes ciudades españolas.

En la Sala se muestra también mobiliario de la desaparecida 9ª C.R.G., biseladas con su escudo de brazo y fabricadas por los propios Policías de esta Unidad, que conservan en su interior una interesante colección de textos de interés policial que van desde la recopilación de Ordenes Generales, algunas de los años 20 del pasado siglo, hasta manuales formativos en desuso actualmente y otros volúmenes de literatura policial.

La vitrina central de la Sala acoge diferentes objetos de uso reglamentario en las Unidades tales como máscaras antigás; toletes y defensas en todas sus variantes, así como la evolución de las prendas de cabeza desde el Cuerpo General de Policía o la Policía Armada hasta las actualmente reglamentarias en el Cuerpo Nacional de Policía. 


Sala V (vista parcial)

También en esta Sala se muestra una colección de prendas de cabeza y emblemática de algunas Policías extranjeras.

Otros espacios de esta misma Sala se reservan para los TEDAX (Unidades especializadas en la desactivación de artefactos explosivos). Desde reproducciones de artefactos utilizados por grupos terroristas como ETA, GRAPO o el Exército Guerrilleiro, hasta bolaños y proyectiles, de diferentes tipos y procedencias, recuperados por esta Unidad, pasando por un robot desactivador fuera de servicio, se recoge una amplia muestra del trabajo diario de estos miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

En una de las paredes de esta Sala se exponen reproducciones del retrato del Teniente General Nazario de Eguía, Capitán General de Galicia (1824-1832), quien recibió el que sin duda constituye el primer paquete bomba registrado en la historia de España; a este retrato le acompañan reproducciones facsímil de dos pasquines editados y distribuidos con alusiones condenatorias a la persona de este General, así como las portadas de las Causas abiertas por estos hechos, cedidas por el Archivo del Reino de Galicia.

Una vitrina central recoge la evolución del Pasaporte desde el siglo XIX hasta nuestros días, al igual que una muestra completa de los distintos soportes empleados para la expedición de las Cédulas de identificación y del posterior Documento Nacional de Identidad.

En otra de estas vitrinas se conserva, como curiosidad, el atestado instruido por la Comisaría de Estepona (Málaga), en noviembre de 1987, como consecuencia del secuestro de la niña Melody Nakachián, hecho que se adueñó, durante días, de las primeras páginas de la totalidad de los medios de difusión nacionales e incluso extranjeros y que finalmente fue liberada en una brillante operación llevada a cabo por el Grupo Especial de Operaciones (G.E.O.) del Cuerpo Nacional de Policía.

Las últimas vitrinas de la Sala se dedican a las Unidades de Policía Judicial donde se muestran los distintos elementos necesarios para el pesaje, ocultación y consumo de sustancias estupefacientes, así como distintos medios intervenidos a delincuentes para la comisión de hechos delictivos.

En esta vitrina se expone una curiosa colección de plumillas, confeccionadas por un Inspector de esta Plantilla en los años 40, donde se muestran, de forma elocuente y desenfadada, las tipologías delictivas más en boga en aquellos años.

La Sala se completa con otra vitrina donde se exponen medios empleados por diferentes Unidades policiales, afectas a la Brigada de Información, tales como un criptógrafo o una cámara fotográfica empleada para vigilancias.

Como curiosidad, en esta misma vitrina se muestran dos D.N.I. falsos, utilizados por el terrorista etarra Urrusolo Sistiaga, así como otros efectos, tales como capuchas, granadas de fabricación casera y una pistola oculta en una edición de El Quijote, intervenidas a este delincuente y a otros de la misma banda armada.

 
Sala V (detalle)

La vitrina se completa con manuales de adoctrinamiento tanto de la ETA como del GRAPO. 

Junto a todos estos objetos se muestran medios propios utilizados por las Unidades de Documentación, sellos en seco, cuños, etc.

Los libros:


Conserva el Museo, como oro en paño, una interesante colección legislativa compuesta por las sucesivas Ordenes Generales de la Dirección General de Seguridad, editadas desde los años 20 del pasado siglo, y por manuales de interés policial, otrora utilizados como instrumentos formativos. Literatura policial que nos devuelve métodos y formas en desuso actualmente pero que sirvieron para sentar las bases de lo que hoy constituye el moderno Cuerpo Nacional de Policía.  

Una incipiente biblioteca repleta de tratados sobre identificación dactiloscópica, esgrima del machete policial, viejos escalafones, táctica de Unidades, técnicas para el uso de las diferentes armas reglamentarias y un largo etcétera que adentran al lector en un mundo de curiosidades en las que los Policías de otros tiempos son los principales protagonistas.

Una colección que se irá completando con el ingreso de nuevos volúmenes que aportarán, al Museo, un importante referente que servirá para conocer aspectos del devenir policial poco conocido.

Los Tedax: 


Esta Sala del Museo acoge una amplia muestra del diario trabajo de los Técnicos en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX); desde una variada gama de temporizadores, pasando por reproducciones de cartas y paquetes bomba, hasta proyectiles y otros artefactos recuperados por esta prestigiosa Unidad policial, las diferentes vitrinas en que se distribuyen estos objetos trasladan al visitante al conocimiento de unos medios empleados por los distintos grupos terroristas autóctonos en su particular ataque contra el Estado de Derecho.

Completa la muestra de esta Unidad un robot desactivador que fue reglamentario desde los años 80 del siglo XX y que hoy se encuentra dado de baja y reemplazado por otros de mayores y mejores prestaciones que, de alguna forma, mitigan en parte el arriesgado trabajo de los Policías destinados en estas Unidades especiales; junto a él algunos de los medios de protección personal, trajes y protectores, empleados en esta complicada función policial. 

Una pistola ”ilustrada”:


Como curiosidad, en esta Sala del Museo, concretamente en la vitrina dedicada a la lucha antiterrorista, se conserva una pistola belga de la marca “Browning” de 9 mm. Parabellum oculta dentro de un ejemplar de la inmortal obra cervantina de “El Quijote”. Un medio de ocultación que sirvió para disimular, ante los ojos de cualquiera, el paso de esta mortífera arma utilizada, de forma habitual, por la banda terrorista ETA a la que le fue intervenida en su día dentro de un operativo policial.

Nunca una pieza tan señera de la Literatura universal fue usada para tan oscuro fin.

El Criptógrafo:


Aparato concebido para combinar letras que dan forma a mensajes cifrados y que precisa de una clave para poder acceder a su contenido. Un medio empleado, al menos el que se presenta en el Museo, en la década de los años 70 del pasado siglo, por diferentes Unidades policiales para poder cursar mensajes con la imprescindible confidencialidad que exige, en todas las ocasiones, el trabajo de la Policía.

La cámara espía: 


Como sacada de una película de espionaje de los años 60 del pasado siglo, nos encontramos, en esta misma vitrina, con una singular cámara fotográfica dispuesta para ser ocultada dentro del maletín que la acompaña y desde su interior realizar discretas fotografías a la persona o personas objeto de la vigilancia o "troncha" como se le conoce a este tipo de servicios en el argot policial.

Todo un alarde de ingenio que seguro sirvió, en diferentes ocasiones, para probar la participación de un malhechor en algún acto delictivo.

El D.N.I.: 


El Documento Nacional de Identidad nace al inicio de los años 50 del pasado siglo, si bien ya se venía gestando desde la década anterior; nuestro popular D.N.I., ha constituido y constituye todo un referente a imitar por varios Países que copiaron la forma española de identificar a la ciudadanía. Desde esa fecha hasta hoy, el D.N.I. se ha convertido en compañero inseparable de todos los españoles.

En una vitrina de esta Sala del Museo se conserva una colección, casi completa, de los distintos soportes utilizados para su expedición. Desde los de fondo verde de los años iniciales hasta los actuales, pasando por aquellos que fueron expedidos a la población del Sahara Español cuando aquella era una Provincia más.

Llaman la atención dos fotografías que recogen el devenir, por la sierra madrileña, de un Equipo rural del D.N.I. en los años 50 del pasado siglo. El Inspector, montado sobre un cuadrúpedo, es acompañado por el fiel Agente cuan caballero y escudero del medievo. 

Las plumillas:


En 1948, un Inspector del entonces Cuerpo General de Policía, con dotes pictóricas decidió realizar una serie de plumillas, de cuidado diseño y no exentas de humor, en las que recogió las tipologías delictivas más en boga en la época. Personajes como “el trilero”, “el palquista” o el “piquero” se suceden en estos graciosos retazos de la vida cotidiana de aquellos años que se conservan en el Museo.
 
José Eugenio Fernández Barallobre,
(Catálogo del Museo Policial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada