lunes, 18 de abril de 2016

La visita. Sala VIII

La inspección ocular del escenario de un hecho delictivo exige de la minuciosidad y la técnica necesaria para descubrir todas las pistas, pruebas e indicios, que sirvan para esclarecer todos los extremos del delito cometido y ayuden a la detención del posible autor o autores del mismo.

En el escenario de un crimen todo es importante, nada puede quedar sin ser minuciosamente estudiado, analizado; nada puede escapar a la vista atenta del investigador.

Desde el desorden del escenario hasta la situación de los cuerpos, caso de tratarse de homicidios o asesinatos, cualquier indicio puede permitir conocer lo que realmente ha sucedido allí y como se han desarrollado los hechos.

Esta Sala del Crimen recoge la recreación ideal de un homicidio con posterior suicidio del autor. Una serie de indicios y pistas llevarán, al buen observador, a descubrir el misterio que encierra el escenario que está contemplando donde yacen, sin vida, los cuerpos de un hombre y una mujer.

Una carta, una fotografía de mesa rota o simplemente las marcas dejadas en las paredes por los impactos de los proyectiles disparados, permitirán que el visitante se convierta en coyuntural investigador y descubra la realidad de un suceso que nunca ocurrió, logrando descifrar el misterio que oculta esta habitación cerrada, la única del Museo que lo está.


Sala VIII (vista parcial)

Un viaje que llevará al visitante a recrear escenas tantas veces leídas en novelas detectivescas de fama universal o en películas que despertaron la atención de un gran público que muchas veces se sintió como un investigador policial más.

Y así termina la visita a nuestro Museo policial; durante los últimos minutos nos hemos adentrado en el conocimiento de una parte de la historia de la Policía Española, algo que ha de contribuir a un mejor conocimiento de los hombres y mujeres que, cada día, los trescientos sesenta y cinco días del año, velan por la seguridad de los españoles, garantizando el libre ejercicio de derechos y libertades.

José Eugenio Fernández Barallobre,
(Catálogo del Museo Policial)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada