jueves, 21 de abril de 2016

Una vieja foto

Como es habitual desde hace ya bastantes años, cada vez que llegan las fechas próximas a la Navidad, el Ayuntamiento de La Coruña edita su calendario anual de mesa. Se trata de una publicación, genuina en su género, que goza de gran prestigio a nivel nacional e incluso internacional no solo por lo cuidado de su presentación, sino también por el valor artístico de las fotografías que lo ilustran.



Desde hace algún tiempo, creo que con muy buen criterio, se simultanean, ilustrando cada uno de los doce meses, fotografías de La Coruña de hoy con otras de antaño que ponen una nota de nostalgia en sepia al devenir del año en curso, evocando otras vivencias de las que fue testigo la ciudad especialmente en los primeros años del pasado siglo XX. Edificios tristemente desaparecidos juegan, con personajes de aquellas épocas, a recuperar un pasado que cada vez queda más lejos de nosotros.


Pues bien, ojeando con interés cada una de las fotografías que se corresponden con los meses del año 2004, llama poderosamente la atención la que aparece en el mes de noviembre titulada “La Policía Municipal ante la Iglesia de San Jorge. 1.931” y que figura en el presente trabajo (foto nº 1).

Evidentemente se trata de un error de apreciación imputable, sin duda, a quien ha puesto título a la foto ya que, como se advierte fácilmente, al menos para los no profanos en la materia, la formación que se observa como tema central de la fotografía es la de una Sección o Piquete del Cuerpo de Seguridad, compuesta por cuarenta y cuatro Clases y Guardias, a cuyo frente se encuentra el Teniente que manda la misma y no de la Policía Municipal coruñesa, como titula la fotografía, que jamás vistió este uniforme y mucho menos la prenda de cabeza con la que se tocan los Guardias integrantes de la Sección.

Sección del Cuerpo de Seguridad ante la iglesia de San Jorge (Archivo Municipal de La Coruña)

Es curioso que este error de adscripción corporativa se reitere en otras fotografías obrantes en el archivo municipal y de las que ya dimos cuenta en anteriores trabajos aparecidos en nuestra Revista (ver R.P. nº 166), lo que pone de manifiesto el completo desconocimiento, para la mayor parte del público, de un Cuerpo con el brillante historial como el de Seguridad y cuyas peculiaridades de uniformidad no suelen pasar desapercibidas.

Es cierto que algunas Policías Municipales de entonces usaron cascos similares al reglamentario en el Cuerpo de Seguridad, una de ellas la de la vecina ciudad de Santiago de Compostela, sin embargo no es ese el caso de la de La Coruña que tuvo el acierto en 1.915, siendo Alcalde D. Javier Ozores Pedrosa, de declarar de reglamento para su Guardia Municipal un casco de estilo prusiano, de los denominados de “pincho”, en cuyo frontis lucía un elegante escudo de metal blanco con las armas de la ciudad, y que sirvió para que los componentes de este Cuerpo se ganasen el cariñoso apelativo popular de “pirulis”. Este casco estuvo en uso hasta 1.931 en que fue reemplazado por una gorra de plato quedando, sin embargo, como prenda de gala para algunas solemnidades, como la “Función del Voto”, hasta los años 60. Todavía se puede ver una formación de la Policía Municipal coruñesa, luciendo esta prenda de cabeza, en unas escenas de la película “Camarote de Lujo”, rodada en La Coruña y repuesta en fechas pasadas por TVE en su programa “Cine de Barrio”. 

Para mejor apoyar lo antedicho y aunque resulte innecesario hacerlo, adjuntamos al presente trabajo una fotografía (foto nº 3) que recoge una formación de la Policía Municipal coruñesa, fechada hacia los años 20, en la que se aprecia perfectamente la prenda de cabeza utilizada por este Cuerpo – de la que poseemos una ejemplar en nuestra colección particular- y que era de uso tanto en diario como en servicio y en gala, completándose ésta con guantes blancos y la doble cordonadura que lucen los Guardias en la foto. 

Pese a todo y tras aclarar este lamentable error, creemos que la instantánea merece al menos algún comentario con el fin de poner cada cosa en su sitio ya que, con más frecuencia de la deseada, nos encontramos con errores de este tipo fruto del desconocimiento generalizado que existe con relación a la Policía Española y muy especialmente en lo concerniente al Cuerpo de Seguridad.

AMBIENTACIÓN DE LA FOTOGRAFIA:

La fotografía está tomada precisamente delante de la iglesia de San Jorge, un templo de estilo barroco muy característico de la ciudad, que forma, junto con la de San Nicolás, las dos parroquias del barrio coruñés de Pescadería, la zona comercial por excelencia y que sirvió como primera expansión de La Coruña a los pies de las desaparecidas murallas del casco antiguo. Este templo con anterioridad fue denominado de San Agustín coincidiendo con la cesión que del mismo se hizo a la comunidad agustina, por un Real Decreto del Consejo de Castilla de 7 de julio de 1.774, tras la expulsión de los Jesuitas, en tiempos del Rey Carlos III, quienes tuvieron su titularidad bajo la advocación de San Francisco Javier.

El Piquete se halla formado de espaldas a la calle de San Agustín que une la Plaza de María Pita, donde se asienta el Palacio Municipal, con la también plaza de San Agustín donde se encuentra ubicado uno de los mercados de más solera de la ciudad. Por su parte, la formación policial, da frente a las dependencias conventuales que fueran sede del Concejo coruñés desde 1.837 hasta el 18 de septiembre de 1.918 en que se trasladaron a su ubicación actual. La presencia hasta entonces de las Casas Consistoriales en este lugar convirtieron, al atrio de la iglesia de San Jorge, en el punto de celebración de los actos de mayor relieve de la vida ciudadana y muy especialmente aquellos de carácter eminentemente religioso. Hoy, la fisonomía de este enclave urbano se ha visto notablemente modificada y mejorada al menos desde el punto de vista urbanístico.

En cuanto a la formación que nos ocupa, de la que nada explica la foto, tras analizarla con detalle y realizar algunas averiguaciones, muy probablemente se corresponda con la celebración de la fiesta del Angel de la Guarda, patrón de la Policía Española por una R.O. de 31 de marzo de 1.926, que tiene como antecedente inmediato un Decreto pontificio, firmado por el Papa Pío XI, el 24 de febrero del mismo año 1.926 y que reconoce este patronazgo, fijando su conmemoración el día 1 de marzo, fecha que permaneció inalterable hasta el año 1.973 en que fue trasladada al 2 de octubre, que es cuando se celebra actualmente. Esta circunstancia puede venir avalada, como veremos más adelante, por varios detalles de uniformidad que se observan en la foto y muy especialmente por el hecho de que la totalidad de los efectivos del Piquete, con el Oficial incluido, llevan guantes blancos cuyo uso en las modalidades de diario y servicio quedó suprimido para los Guardias por una Circular fechada el 6 de septiembre de 1.921 quedando, desde entonces, exclusivamente para gala.

Era tradicional, incluso hasta fechas bastante recientes, que la mayoría de los actos religiosos de carácter oficial de cuantos se celebraban en La Coruña - Función del Voto, Oficios de Semana Santa, etc.-, tuviesen como escenario la iglesia de San Jorge al igual que sucedía con los Cuerpos de la guarnición de la ciudad, tanto de las Fuerzas Armadas como de Seguridad, que solían celebrar en esta iglesia la festividad de sus Patronas y Patrones respectivos; este hecho venía provocado, de un lado por la ubicación territorial de la mayoría de los acuartelamientos, próximos al citado templo, y de otro por tratarse de la iglesia más próxima a las Casas Consistoriales y por tanto escenario, como queda dicho, de los cultos de carácter oficial.

En lo referente a los Cuerpos policiales, hay que tener en cuenta que, por aquellos años, el Cuerpo de Vigilancia tenía su sede en la calle Agar, en los bajos del antiguo Gobierno Civil que compartía edificio con el Teatro Nuevo (hoy Rosalía de Castro) y con el Palacio de la Diputación Provincial (hoy biblioteca de este organismo provincial), precisamente en el lugar que hasta 1.838 ocupara la iglesia de San Jorge antes de ser demolida y trasladada a la tan próxima de San Agustín, dato este ya señalado anteriormente; mientras que el de Seguridad debería estar a punto de cambiar su vieja ubicación del nº 108 de la calle del Orzán, donde se hallaba la Prevención, muy próxima también a este templo; ello podría justificar más el hecho de que en esta iglesia celebrasen sus festividades patronales – la Guardia Civil, por su parte, lo hizo hasta la década de los 70 -.

Procesión del Santo Encuentro (Archivo Municipal de La Coruña)

COMENTARIO UNIFORMOLOGICO:

Por las fechas en que está datada la fotografía, el Cuerpo de Seguridad disponía en La Coruña de una fuerza de entidad Compañía, al mando de un Capitán, con los Tenientes y Suboficiales correspondientes.

En la foto, la fuerza viste el tradicional uniforme del Reglamento de 29 de julio de 1925, del que ya se habla en Reales Ordenes publicadas en marzo y septiembre de 1922, que establece para las Clases y Guardias la guerrera de paño azul tina oscuro; bolsillos de pecho con carteras de cinco centímetros de ancho; bocamangas, del mismo paño azul oscuro, de nueve centímetros de altura, sin borde de sutache; granaderas con tresillo de color grana de cinco centímetros de ancho por nueve de alto; cuello de paño grana con las cifras del Cuerpo, timbradas de corona real, de metal blanco; calzón del mismo paño que la guerrera; polainas de baquetilla negra; casco de fieltro, recubierto con tela barnizada con goma laca, con funda de paño azul tina oscuro y con cintillo de charol negro con vivos blancos, provisto de ventilador en su parte superior y en cuyo frontis se colocará un escudo de España flanqueado por las cifras “CS” del Cuerpo; hombreras de algodón blanco; cinturón de charol blanco con hebilla de metal del mismo color con el emblema del Cuerpo.

El personal porta el característico machete policial, así como la pistola suspendida de un cordón de pelo de cabra negro y fiadores del mismo color.

Con relación al Teniente que manda la Sección, viste con el uniforme propio del Cuerpo sobre el que luce la pelliza de cuello y bocamangas de astracán. Las características de su uniforme no difieren, en color y hechura, de los de las Clases y Guardias, si bien el detalle de la gorra parece esclarecedor en cuanto a la posible datación de la fotografía que sin duda es posterior al 31 de julio del año 1.926 en que, una Real Orden, establece el denominado uniforme único para las Fuerzas Armadas a las que no era ajeno el Cuerpo de Seguridad. 

Con carácter general este nuevo reglamento de uniformidad adopta la gorra del mismo paño que el resto del uniforme dejando el ros como prenda de cabeza para el uniforme de gala salvo en formación y con concurrencia de tropa en la que los guantes de color blanco constituyen la única diferencia con la uniformidad de diario. De esta aplicación quedan exceptuadas las guarniciones de Madrid, Barcelona y Sevilla donde continuarán usándose uniformes de paño de color y por tanto el ros.

Finalmente, y para concretar más la datación de la fotografía, el 25 de agosto de 1930 desaparece definitivamente el ros como prenda de cabeza pese a que continuó utilizándose en determinadas ocasiones; algo similar ocurre con la pelliza azul que también dejó de ser reglamentaria lo que no impidió que, con ocasión de algunas formaciones, se mantuviese su utilización.

El reglamento de uniformidad del Cuerpo de Seguridad de 1925 establecía para los Oficiales, en lo referente a la modalidad de diario en invierno estando de servicio: gorra, guerrera, calzón, polainas, legguines, guantes de color avellana, pelliza, sable y pistola. Mientras que para los actos de diario no estando de servicio y en los que el elemento civil fuese vestido de etiqueta podría usarse pantalón largo, espadín y guantes blancos.

Por otra parte, este Reglamento recogía el uso del ros con plumero o bombillo, según estuviese o no de servicio; guerrera con dragonas; pantalón largo con trabillas; sable, guantes blancos y botas de becerro o de charol, según los casos, para el uniforme de la modalidad gala, uniformidad que únicamente quedaba fuera de uso con ocasión de mando de fuerza por retenes o alteraciones de orden público. 

Si como creemos la fotografía está tomada momentos antes del inicio de la función religiosa del día del Angel de la Guarda, consideramos que no se trata de un Piquete de Honores ya que de ser así deberían ir provistos de arma larga (la tercerola) como hemos podido observar en fotografías tomadas en los años 1927 y 1928, en las que incluso los Oficiales aparecen vestidos con uniforme de gala y ros como prenda de cabeza. Por tanto, todo parece indicar que se trata de una comisión asistente a dichos actos que aguarda en el exterior del templo la llegada de las Autoridades asistentes al mismo, de ahí que los Guardias utilicen guantes blancos (R.O. 06/09/21) como elemento distintivo de la gala. 

La posibilidad de que se trate de una foto obtenida en 1931 parece tomar cuerpo si releemos las RR.OO. de 25 de agosto y 3 de noviembre de 1930 que, de nuevo, hacen alusión a la supresión del ros sustituyéndolo, como se ha dicho, por la gorra de plato; todo ello nos haría suponer que la única expresión de gala, tanto para el personal en formación como fuera de ella, se reduciría al uso de los guantes blancos previstos ya, como tal, en 1926, lo que explicaría que tanto el Teniente que manda la formación como el Oficial que se ve al fondo de la fotografía utilizasen gorra de plato y no ros como sería reglamentario, al menos hasta el citado 1930, dato este que hemos podido contrastar en fotos obtenidas en años precedentes. 

En cuanto a la pelliza, podría tratarse simplemente de una licencia de uniformidad como también creemos lo constituye el uso del capote con esclavina por parte de los Guardias que no deberían de vestirlo en este tipo de formaciones en las que no se utilizaba prenda de abrigo como se puede comprobar en las fotografías ya comentadas que recogen el Piquete formado con ocasión de la celebración del Santo Angel de la Guarda en otras ciudades de España. 

Como complemento a todo lo dicho, si observamos atentamente la fotografía veremos que la Sección forma de tres en fondo, salvo en su primera línea que lo hace de a dos lo que parece indicar, como sería lógico, que los dos Guardias que se sitúan inmediatamente después del Teniente fuesen en realidad dos Suboficiales que, por tratarse de una formación, vestirían la misma uniformidad que los Guardias salvo pequeños detalles como la ausencia del número identificativo del usuario bajo el escudo situado en el frontis del casco, ya que el uso de la gorra de plato similar a la de los Oficiales, que le fue aprobada por R.O. de 21/07/21, quedaría reservada exclusivamente para diario y servicio y no para gala en que vestirían igual que los Guardias. 

Para complementar un poco lo mencionado incluimos, en el presente trabajo, una fotografía (foto nº 2) fechada en la Semana Santa de 1926 o siguientes que recoge el desfile procesional del Santo Encuentro por el Cantón Grande coruñés, en la mañana del Viernes Santo. En la foto se observan varios efectivos del Cuerpo de Seguridad, con igual uniformidad que la de la fotografía (foto nº 1) objeto del presente trabajo, precediendo a cuatro Guardias Civiles a caballo que, vistiendo uniforme de gala, abren la marcha de la procesión; igualmente, en un segundo plano y flanqueando a la imagen de María Magdalena se advierte la presencia de un Guardia Municipal, vestido de gala, y con el casco de referencia. 

CONCLUSIONES:

1º.- La fotografía recoge la formación en parada de un piquete del Cuerpo de Seguridad, con el uniforme previsto en el Reglamento de 1925, con capote y esclavina, con ocasión de la celebración de un acto de gala lo que justificaría, siguiendo las pautas marcadas por la Circular de 06/09/21, que todo el personal formado llevase guantes blancos ya que de acuerdo con la citada Circular es este el único caso en que puede vestirse tal prenda.

Este hecho viene también avalado por la presencia de los que creemos dos Suboficiales que visten con igual uniformidad que los Guardias, como así se prevenía reglamentariamente para gala ya que, en otras circunstancias, usarían como prenda de cabeza la gorra de plato. 

2º.- Creemos, como queda dicho, que la fotografía está tomada con ocasión de la celebración de la festividad del Santo Angel de la Guarda ya a que, aunque a lo largo del año, se fijaban diferentes festividades en las que se exigía gala para los distintos Institutos uniformados, no parece que se trate de una festividad de carácter general dada la total ausencia de personal de otros Cuerpos, especialmente de las Fuerzas Armadas, encargadas de la rendición de honores y participación en estas festividades; por ello, parece que el acto que motiva la presencia de la fuerza es más bien uno restringido al ámbito policial y no de carácter general que sin duda concitaría la presencia, como queda dicho, de otras Unidades e incluso de más público por tratarse de un día no laborable.

3º.- En cuanto a la fecha de datación, no parece que existan muchas dudas para dar como buena la que nos ofrece la propia fotografía, establecida en 1931, fundamentándolo en la uniformidad que presentan los dos Oficiales en la foto, gorra de plato y pelliza, y no el ros que, como prenda de cabeza, estaba ya en desuso de forma casi generalizada a partir de noviembre de 1930. En cuanto a la pelliza, parece tratarse de una licencia de uniformidad muy habitual por estos años y que se prolongó incluso con el advenimiento de la II República. 

4º.- No merece otro comentario el título original de la fotografía ya que sin duda se debe a un error no imputable al autor de la misma, sino más bien a quien, pasados los años, fuese el encargado de recuperar este valioso archivo fotográfico y sin molestarse en abundar sobre el origen de dicha foto, al observar un uniforme que no se correspondía con ninguno de las Fuerzas Armadas, la tituló “La Policía Municipal...”

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Reglamento de Uniformidad del Cuerpo de Seguridad. 1925
Historia de la Ciudad de La Coruña. Xosé Ramón Barreiro. B.G. 1996
Historia y descripción de la Ciudad de La Coruña. Enrique de Vedia y Gossens. Instituto José Cornide 1972.
Cronología Coruñesa 1901-1993. A. González Catoyra. 1994.
La Infantería de Línea. José Mª Bueno. Barreira 1983.

José Eugenio Fernández Barallobre,
(artículo publicado en la Revista "Policía")

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada