sábado, 11 de junio de 2016

La uniformidad del Cuerpo de Seguridad y Asalto (1931-1936)

El 14 de abril de 1931, tras la celebración de unas simples elecciones municipales que en el cómputo general dio la victoria a los Partidos monárquicos, de forma sorpresiva se proclamó la II República lo que provocó la salida inmediata de España de S.M. el Rey D. Alfonso XIII, embarcando en Cartagena a bordo del Crucero Príncipe Alfonso de nuestra Armada.

Esta nueva singladura política trajo como consecuencia algunas modificaciones que afectaron al contexto de la uniformidad del Cuerpo de Seguridad que analizaremos seguidamente.

28 de abril de 1931. Una Orden de la DGS de esta fecha insertada en el Boletín Oficial de este Centro directivo del día siguiente, insta a los Jefes de las distintas plantillas del Cuerpo de Seguridad a que remitan con urgencia la cantidad de botones, tanto grandes como pequeños, para sustituir en los uniformes de la fuerza los que usan actualmente.

Esta parece la primera medida adoptada por la Dirección General, en materia de uniformidad, tras el advenimiento del nuevo Régimen político y la marcha de S.M. el Rey. Llama la atención el hecho de que sin estar reglamentado oficialmente el nuevo botón como veremos más adelante. Sin embargo, es de suponer que mientras que en emblemas de cuello, frontis del caso e incluso en las chapas de los ceñidores resultaba relativamente sencillo hacer desparecer la simbología monárquica, cortando coronas reales, etc., los botones solo ofrecían la solución de su sustitución.

Tras el cambio de la Bandera Nacional ordenado por el Gobierno Provisional de la República con fecha 27 de abril de 1931, en mayo siguiente se dictaron nuevas normas para adecuar la uniformidad militar a la nueva situación política de España.

7 de mayo de 1931. Una Orden Circular de esa fecha señala, entre otras cosas, que se sustituirán las escarapelas bicolores en las gorras de plato por otras tricolores, de iguales medidas, colocando sobre ellas los emblemas de las Armas o Cuerpos desprovistos de coronas. Igualmente se eliminaran las coronas de los emblemas de cuello en las guerreras.

La chapa del correaje se sustituirá por una nueva que llevará troquelado el emblema del Arma o Cuerpo sin corona. Por lo demás, la uniformidad seguirá siendo la reglamentaria hasta esa fecha.

Pese a que no se trata de una Orden específicamente dictada para el Cuerpo de Seguridad es de suponer que, dada su militarización y el hecho de que los cuadros de mandos procediesen del Ejército, esta medida tuviese eco en el Cuerpo; en cualquier caso no hemos encontrado en el Boletín Oficial de la Dirección General de Seguridad norma alguna al respecto aunque sospechamos que a finales de abril por medio de una Orden Circular o bien una comunicación interior se ordenase la eliminación de la simbología borbónica en toda la uniformidad del Cuerpo.

Consecuencia de esta medida se procedió al corte de las coronas reales situadas en el frontal de los cascos y sobre las cifras "CS" de cuellos; de igual forma, aunque con peor fortuna, se trato de eliminar las coronas reales y, en algunos casos incluso, el escusón borbónico de las hebillas de los ceñidores lo que provocó, en más de una ocasión, importantes daños en la pieza.

30 de mayo de 1931. Con esta fecha se presentó en Madrid la primera Sección de Vanguardia que sería el embrión de los posteriores Grupos de Asalto. Pese a que tampoco aparece reflejado en Orden alguna, la uniformidad que se adoptó, desde el principio, para el personal de esta Unidad se trató de que fuese lo más funcional posible eliminando los golpes encarnados que hasta ese momento se usaban en cuellos y bocamangas, dejándolo tan solo de color azul tina, así lo observamos en las fotografías tomadas con motivo de la presentación de esta nueva Sección.

Igualmente, desde un primer momento se asigna a este personal gorra de plato flexible en sustitución del casco que venía siendo reglamentario.

Una nueva medida se adoptó en junio de ese año y consistió en la reglamentación de un nuevo emblema para el Cuerpo que debería llevarse en cuellos, gorras de plato y hebillas de ceñidores.

Con anterioridad, el 11 de mayo, se dictaron normas para la adopción de un nuevo emblema para la Guardia Civil que, por sus similitudes con el que posteriormente se reglamentó para el Cuerpo de Seguridad pasamos a describirlo.

11 de mayo de 1931. Una Orden dispone que el emblema que se viene usando en el uniforme la Guardia Civil sea sustituido por las mismas letras dentro de una orla, en la forma que indica el unido diseño y de 30 Milímetros de altura y 20 de anchura; emblema que se llevará en un tresillo de color grana corno el de la guerrera actual, de la altura del cuello y de 35 milímetros de anchura. Este emblema se llevará también en los cuellos de la casaca y levita, con las mismas dimensiones antes marcadas, según dibujo unido.

En los cuellos de las capotas y capotes de montar de jefes y oficiales y para lo sucesivo, llevarán también este emblema con una altura, de siete centímetros y con la anchura proporcionada a la misma, bastando en los actuales hacer desaparecer la corona que hoy tiene bordada. En las galas de los caballos de jefes, oficiales y tropa, se hará hoy exactamente igual, y para lo sucesivo, se bordará también el referido emblema con la altura que hoy tiene y la anchura proporcionada".

No tardó mucho el Cuerpo de Seguridad en adoptar un nuevo emblema muy similar al descrito solo que con la scifras "CS" en lugar de "GC".

6 de junio de 1931. Una Orden publicada en el Boletín Oficial de la DGS hace público el diseño del nuevo emblema del Cuerpo para usar en las puntas de los cuellos y en los botones del uniforme.

Creemos que este nuevo emblema no perduró en el tiempo y que, en un corto espacio, se adoptó, tanto para cuellos como para botones e incluso, en algunos casos, para la parte frontal de algunas prendas de cabeza otro consistente en las cifras "CS" timbradas con corona mural. Así hemos encontrado numerosas fotografías de los sucesos acaecidos en 1932 en los que el personal del Cuerpo ya luce este emblema en las puntas de los cuellos de sus guerreras.

Suponemos que, de acuerdo con lo solicitado con fecha 28 de abril, tras la publicación del nuevo emblema se dotase de estos al igual que de los botones reglamentarios a todo el personal del Cuerpo.

12 de junio de 1931. Una nueva Orden de la DGS establece que el diámetro de los botones grandes será de 23 mm.

27 de junio de 1931. Una Orden Circular de 27 de junio del Ministerio de la Guerra, vuelve a insistir en los cambios que deberán operarse en la uniformidad militar, insistiendo en la eliminación de todo vestigio monárquico, ordenando la sustitución de la corona real por la mural, así como las escarapelas de las prendas de cabeza que pasarán a ser tricolores en lugar de bicolores.

En los sables se sustituyen escudo, corona y remates de flor de lis por el nuevo Escudo nacional. Esta mismo orden suprime definitivamente el uso de la gola.

Esta insistencia en lo ya dictado con anterioridad ratifica la supresión de toda la simbología monárquica que, como hemos señalado anteriormente, pese a no figurar en una Orden dictada por la D.G.S., fue aplicable al Cuerpo de Seguridad en su condición de Cuerpo militarizado, habiendo recibido esta instrucción desde la Inspección por medio de una Orden comunicada o una Circular de régimen interno.

17 de julio de 1931. Con esta fecha el Boletín Oficial de la Dirección General de Seguridad inserta la siguiente disposición sobre la uniformidad del Cuerpo de Seguridad.

Se declara reglamentaria para el Cuerpo de Seguridad la gorra de forma llamada de plato, en sustitución del casco que se usa en la actualidad. Esta gorra será de paño, igual al del uniforme que se usa en invierno y verano, con visera y barboquejo de charol negro, sujeto este último por dos botones plateados con el emblema del Cuerpo.

Características de la gorra de invierno: No llevará vivo alguno. En el frente y parte superior, irá colocado el emblema de metal sobre paño grana. En la unión del cinturón con la parte superior de la gorra se colocarán tres sustases (plata el del centro y rojo de seda los otros dos). Los números irán colocados en el centro del cinturón y los Cabos colocarán el distintivo de su empleo en la misma forma que los Sargentos y sobre este distintivo, los números correspondientes.

Características de la gorra de verano: Igual que la anterior, sin otra variación que en la unión del casco al plato llevará como vivo un sutás rojo de seda.

Dimensiones de la gorra: Cinturón 56 mm. de ancho y casco en su parte delantera 45 mm.

La Orden concede un plaza de carencia de dos años, si bien se autoriza desde la fecha de su publicación el uso de la referida gorra.

Los ciclistas usarán también dicha gorra, sustituyendo las que usan actualmente en el plazo de dos años, sin que por motivo alguno se adquieran, en lo sucesivo, ninguna igual al modelo que de uso vigente.

Con esta Orden, breve y escueta, se liquidan veintiocho años (1903-1931) de vigencia de Casco como prenda reglamentaria de cabeza del Cuerpo de Seguridad.

Por supuesto no hubo que aguardar dos años para hacerse efectiva la desaparición del Casco que, en los meses siguientes, se convirtió en un recuerdo de otra época.

20 de agosto de 1932. El Boletín Oficial de la Dirección General de Seguridad fechado el día anterior, ordena a los Jefes de plantilla del Cuerpo de Seguridad remitan a ese Centro Directivo la munición, armamento y correajes sobrantes tras haber dotado al personal de los nuevos reglamentarios.

Esto nos lleva a la inteligencia que, con anterioridad a esta fecha, ya se dispuso, probablemente por una Circular de difusión interna, del cambio de la chapa del ceñidor que, formando parte del correaje, no había sido sustituida.

10 de septiembre de 1932. El Boletín Oficial de la DGS de fecha 13 anterior dispone lo siguiente: "Próxima la época de invierno, las plantillas del Cuerpo de Seguridad, lo mismo por lo que se refiere a las de Vanguardia que a las de Infantería, dispondrán que al personal que haya de proveerse de prenda de abrigo se le dote del capote de paño cuyo modelo ha sido enviado a las Oficinas de Vestuario.

El personal que tenga en buen estado el capote que hasta ahora han venido vistiendo las Clases y Guardias, podrán seguir usándolo, pero solamente lo tengan en buenas condiciones, sustituyéndolo, después, por el nuevo que se implanta".

6 de octubre de 1932. Con esta fecha se dispone que el nuevo modelo de capote que han de usar las fuerzas de Seguridad de las Compañías de Vanguardia y las de Infantería, se diferenciarán en que el de estas últimas llevará encima de las bocamangas el tresillo grana y los tres botones colocados en la misma forma que en las guerreras. Haciéndose extensivo este modelo a los Jefes y Oficiales que presten servicio en las Unidades de Infantería.

24 de marzo de 1933. Una Orden anula la anterior de 6 de octubre de 1932 (B.O.D.G.S. 08/10), eliminando, en lo sucesivo, el tresillo grana al que se refiere la Orden mencionada.

5 de abril de 1933. El Boletín Oficial de la Dirección General de Seguridad de esta fecha incluye una Orden del día primero del citado mes por la que desaparece el uniforme estival en las fuerzas del Cuerpo de Seguridad y Asalto.

La Orden señala que el uniforme que en lo sucesivo usarán en verano las fuerzas de Infantería y Caballería del Cuerpo de Seguridad, será idéntico al que visten en invierno o sea guerrera de color azul tina que podrá ser de estambre, cuello del mismo color que el resto de la prenda, eliminando el tresillo en la bocamanga siguiendo las pautas de la Orden del 24 de marzo.

Queda suprimido el pantalón largo usándose en todo tiempo el calzón azul, igual al que se lleva en la actualidad, con leguis.

Las fuerzas de Asalto seguirán usando también el mismo uniforme en verano que en invierno, que será de color azul tina.

Todo el personal de Servicios Locales usará cinturón negro con chapa en la que figuren las cifras del Cuerpo de Seguridad entrelazadas con la corona mural.

Igualmente la Orden señala que las Oficinas de vestuario centralizarán en ellas lo correspondiente al equipo individual de gimnasia para poder estar en todo momento en conocimiento de las prendas que, correspondientes a dicho equipo, tiene recibidas el personal de las Fuerzas de Asalto, y poderles exigir la conservación de aquellas, su entrega al ser baja por cualquier causa o, en su detecto, la presentación de ellas en la Unidad a que sean destinados.

Con esta Orden se elimina una tradición constante de treinta años de vigencia (1903-1933) en la que los efectivos del Cuerpo de Seguridad vistieron sus uniformes según la época del año y que comenzó en 1903 con la adopción del llamado uniforme de rayadillo, encaminándose con ello hacia el uniforme único.

Pese a todo se establecen notables diferencias entre el personal del Cuerpo de Seguridad y el destinado en las Unidades de Asalto a quien se les dota de un uniforme más funcional a costa de perder vistosidad.

Esta costumbre de vestir al personal destinado en Unidades dedicadas a la represión del orden público de distinta forma que el que presta servicios en otras Unidades se mantiene vigente aun en la actualidad.

Por otra parte, la Orden también deja claro el hecho de que el personal de Asalto disponía de una uniformidad deportiva facilitada por el Cuerpo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario