martes, 12 de julio de 2016

Guerrera de uniforme de verano del Cuerpo de Seguridad (1911)

La colección expuesta en el Centro de Estudios Históricos "Rafael del Río" tiene entre sus fondos una guerrera de uniforme de verano del Cuerpo de Seguridad que creemos corresponde a la determinada reglamentariamente en 1911.


En este año se diseña, al igual que para la Guardia Civil, un uniforme compuesto de guerrera de lanilla gris con cuello y bocamangas de igual color que el resto de la prenda, con el emblema del Cuerpo en plata; este uniforme presenta hombreras de cordón de algodón blanco y el pantalón es igual al utilizado en el de invierno. A este conjunto se le acompaña, como ya era reglamentaria en el de rayadillo, de una gorra de piqué blanco con escarapela con los colores nacionales y presilla de hilo de plata con botón pequeño.

Guerrera de verano del Cuerpo de Seguridad (1911)

Con posterioridad, probablemente al considerar que los tresillos a la granadera, de color grana, colocados en las bocamangas del uniforme de invierno constituyen un elemento identificador que rompe su monotonía monocolor, se dota al uniforme estival de idénticas granaderas, así como de un cuello de pañete también grana y sobre él los emblemas del Cuerpo. manteniendo inmutable el pantalón y la gorra de piqué blanco.

No creemos, en consecuencia, que se trate de la guerrera del llamado uniforme de rayadillo diseñado en 1903 pese a que los botones que presenta se corresponden con el primer modelo utilizado por el Cuerpo de Seguridad que presenta el escudo nacional en forma ovalada.

Los datos que poseemos sobre el uniforme de rayadillo son poco aclaratorios ya que en la Cartilla de Uniformidad que figura en el Manual del Cuerpo de Seguridad de abril de 1908 al referirse a él señala: "igual en todo al de paño, pero del género adoptado como modelo", lo que a la postre no quiere decir nada.

Sin embargo, si nos atenemos a las informaciones publicadas en la prensa que atribuyen su procedencia a determinados stocks de género habidos en sastrerías madrileñas excedentes de la Campaña de Cuba, nos encontramos con el llamado "rayadillo ultramarino", de líneas azul celeste y blancas de 0,88 mm de ancho que nada tiene que ver con la guerrera que aparece en la foto que presentamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada