viernes, 14 de octubre de 2016

Una fecha memorable

La jornada del 7 de febrero de 1934 constituyó una fecha memorable para el Cuerpo de Seguridad al celebrarse en Madrid un homenaje a la Policía Gubernativa como reconocimiento a su labor por salvaguardar la seguridad de la Nación, contando con la presencia del Presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora.


El acto se celebró en la Plaza de la Armería del Palacio real, llamado entonces Palacio Nacional, y en él participaron ocho Compañías del Cuerpo de Seguridad, cuatro de ellas de Asalto y las restantes de Servicios Locales; dos Compañías de Especialidades y dos Escuadrones de Caballería, al mando del Coronel Puigdengola. 

Relevo de la guardia exterior en el Palacio Nacional de Madrid (Revista Policía Española)

Formaron igualmente ocho Compañías de fusiles de la Guardia Civil; dos Escuadrones de Caballería y una Unidad de autoametralladoras del citado Cuerpo, así como dos Batallones de Infantería del Ejército.

A la conclusión del acto en cuyo transcurso fueron condecorados diferentes Mandos policiales, las fuerzas participantes desfilaron ante el Presidente de la República.  

Otro de los actos más destacados de esa fecha fue el alto honor que le cupo al Cuerpo de Seguridad de realizar la guardia militar exterior en el Palacio Nacional.

Desde el último lustro de los años 20, el Cuerpo ansiaba este instante, deseo que no pudo ver cumplido ya que, en aquellos años, la Guardia exterior de Palacio Real la realizaban Cuerpos de la guarnición de Madrid que dispusiesen de Bandera o Estandarte, derecho este que el Cuerpo de Seguridad no alcanzó hasta el año 1.935.

No hay comentarios:

Publicar un comentario