miércoles, 30 de noviembre de 2016

La muerte del Guardia Justino Díaz Sevilla

Valladolid fue escenario de un hecho sangriento en las primeras horas de la noche del martes 6 de abril de 1909 que costó la vida al Guardia de aquella plantilla Justino Díaz Sevilla.

Esa noche era conducido al manicomio un tal Policarpo Galán. Bien por no atender debidamente sus responsabilidades, bien por el hecho de parecer el enfermo un ser sumiso, el personal sanitario que lo acompañaba, eludiendo sus obligaciones de guarda, no pudo impedir que emprendiese veloz carrera, logrando darse a la fuga ocultándose en la habitación de una casa cuya puerta encontró abierta.

De da nada sirvieron ruegos ni amenazas para que el individuo depusiese su actitud y abandonase su circunstancial refugio, motivo por el cual se solicitó la colaboración del Guardia Díaz Sevilla quien, con grandes esfuerzos, logró derribar la puerta y una vez en el interior de la pieza fue sorprendido y salvajemente atacado por el demente que logró desarmarlo tanto de su machete como de su arma de fuego reglamentaria, asestándole con aquel un fuerte golpe que le causó la muerte instantánea ante el estupor de los presentes que no supieron o no quisieron reaccionar.

El citado Policarpo Galán logró darse a la fuga, portando las armas del Guardia muerto, huyendo por las calles del barrio de San Andrés en las que hizo varios disparos hasta agotar la munición.

Uno de estos disparos alcanzó a un transeúnte a quien causó una herida en la cabeza.

Finalmente el autor del hecho fue reducido. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada