miércoles, 30 de noviembre de 2016

La muerte del Teniente Juan Escudero Pérez

El hecho se produjo en la noche del día 16 de mayo de 1910 en Valencia con ocasión de un mitin político, organizado por el Partido Republicano, que contaba con la participación del diputado electo por Madrid Rodrigo Soriano.

A su llegada a la estación valenciana, en el tren de las ocho de la noche, fue recibido por un numeroso grupo de correligionarios que, en desagravio por su derrota electoral en Valencia, comenzaron a proferir gritos subversivos al descender del tren el Diputado lo que provocó la rápida intervención de las fuerzas de Seguridad presentes en el lugar con el fin de evitar la ocupación de la vía pública.

La agresión se perpetró frente al Gran Hotel donde una Sección del Cuerpo de Seguridad, con el Teniente Juan Escudero Pérez al mando, se enfrentó con los manifestantes uno de los cuales se abalanzó por detrás contra el Oficial asestándole dos puñaladas por la espalda, alcanzándole una de ellas el cuello, que a la postre le causaron la muerte tras ser trasladado a una farmacia próxima donde fue atendido de urgencia, conduciéndolo desde allí al hospital donde ingresó cadáver. 

Ante esta agresión, el Guardia Joaquín Través, se lanzó contra al asesino al que le propinó un golpe en la cabeza con su machete reglamentario causándole una brecha. Pese a todo el agresor se revolvió y trató de agredir al Guardia con su navaja rasgándole la guerrera sin llegar a herirle, tras lo cual, aprovechando el desconcierto, logró huir. 

Como consecuencia de estos hechos se produjeron un total de cien detenciones practicadas por efectivos de los Cuerpos de Seguridad, Vigilancia y Guardia Civil que patrullaron durante la noche las calles para evitar nuevas alteraciones del orden.

Pese a la gravedad del suceso, el Círculo Republicano acogió, finalmente, el mitin en el que intervino el diputado por Madrid Rodrigo Soriano. 

Tres días después, el día 19, el Gobierno tomó el acuerdo de conceder al Teniente Escudero la Cruz de María Cristina, segunda en importancia de cuantas se concedían en España al personal militar.

El entierro del Teniente Escudero, presidido por el Capitán General y celebrado al día siguiente, constituyó una manifestación popular de duelo.

También al día siguiente de la comisión del hecho, un Guardia, procedió a la detención de un sospechoso, en el interior de una casa de la calle Játiva, cuyas señas coincidían con las del individuo autor del atentado. Una vez identificado este individuo resultó ser un tal Julio Aznar quien presentaba erosiones en la cabeza consecuencia de haber recibido un golpe. Finalmente, el Guardia Través, autor del machetazo lo reconoció como el autor de la agresión que causó la muerte al Teniente Escudero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada