miércoles, 7 de diciembre de 2016

La muerte del Guardia Eugenio Marcelino Zayas

Este luctuoso hecho que supuso una nueva baja en el Cuerpo de Seguridad se produjo entre las cuatro y las cinco de la tarde del día 14 de septiembre de 1920 en el barrio de la Barceloneta de la ciudad Condal. 

A esa hora una pareja de Guardias prestaba servicio de orden en una cola formada delante del estanco nº 18, sito en el inmueble nº 2 de la calle Ginebra, donde varios individuos aguardaban a que abriese el establecimiento. En un momento determinado, un individuo que resultó ser Ramón Moreno Guinot, de cuarenta y ocho años, metalúrgico, natural de Villareal (Catellón), trató de eludir el turno de espera siendo reprendido por los allí congregados lo que provocó la intervención de la pareja de Seguridad presente en el lugar compuesta por los Guardias nº 37, Agustín Herraíz, y 39, Aniceto Martínez, quienes le indicaron que tendría que esperar su turno para acceder al interior del estanco.

Lejos de acatar la orden dada por los Guardias, extrajo un cuchillo de grandes dimensiones con el que asestó una cuchillada en el pecho al Guardia Herraiz y otra a su compañero de pareja.

En el momento de la confusión el agresor logró hacerse con el machete de uno de los Guardias acometiendo contra el también Guardia del Escuadrón de Caballería, Eugenio Marcelino Zayas, que acudió en apoyo de sus compañeros, alcanzándole el corazón de resultas de lo que falleció instantáneamente. 

Este hecho alertó al personal de retén en la Delegación del Distrito que acudió al lugar con le fin de reducir al autor de la mortal agresión, viéndose finalmente en la necesidad de hacer uso de sus armas de fuego al no deponer su actitud hostil el citado Ramón Moreno, causando lesiones a varios Guardias intervinientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada