viernes, 2 de diciembre de 2016

La muerte del Guardia Roque Serrano Heras

La noche del 22 de junio de 1916 supuso una nueva jornada de luto para el Cuerpo de Seguridad, especialmente para la guarnición de Madrid. 

Corrían las once y media de la noche cuando se entabló, en la Plaza de Santa Cruz, una discusión entre una mujer de vida licenciosa, de nombre Matilde Bachiller Vázquez, habitual y conocida de la zona, de 28 años, y su amante, de 26, Manuel Iser Romo.

Como quiera que de la discusión verbal se pasara a la agresión física y Manuel Iser abofetease a su amante, hizo acto de presencia en el lugar una pareja de Seguridad integrada por los Guardias Roque Serrano Heras, nº 90, y Conrado Gómez del Campo, nº 15. Dado que la pareja, especialmente Manuel Iser, no deponía la actitud, el Guardia Roque Serrano procedió, tras separarlo, a su cacheo, previo a la detención, interviniéndole un estuche con un tenedor y un cuchillo; en un instante de descuido, la mujer, se apoderó del arma y, abalanzándose sobre el Guardia, le asestó una cuchillada en el pecho.

El otro integrante de la pareja logró desarmar a la agresora procediendo a su detención y a la de su novio, apoyado por otro Guardia de paisano que transitaba por el lugar y por un agente de Vigilancia que circulaba en un tranvía.

El Guardia herido fue trasladado a la Casa de Socorro de la Plaza Mayor donde ingresó cadáver.

De la catadura moral y del desprecio a la vida mostrado por la asesina habla por si sola la respuesta que esta mujer dio a otra de su mismo oficio cuando al verla detenida le interrogó por el motivo de su detención. "Vengo de matar a un Guardia" dio por toda contestación.

Durante los días siguientes se organizó una recogida de dinero destinado a la familia del Guardia Roque Serrano a quien le fue entregado lo recaudado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada